Todo el mundo sabe que vamos a ganar el referendo, aseguró presidente de Frente Amplio de Uruguay

Compartir

Por Liset García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Continúan las movilizaciones de cara al referéndum para la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC), norma aprobada por el Ejecutivo uruguayo que refuerza sus propósitos neoliberales y antipopulares.

El referéndum, previsto para el 27 de marzo próximo, consulta acerca de ese paquete de medidas que pretende, entre otras cosas, privatizar la educación y eliminar otros derechos. Según se dio a conocer es obligatorio el voto para todos los ciudadanos mayores de edad y contará con papeletas rosadas para el «Sí» y celestes para el «No».

En un encuentro realizado el pasado fin de semana entre el mandatario Luis Lacalle Pou, y Fernando Pereira, el flamante presidente del Frente Amplio, coalición que gobernó Uruguay entre 2005 y 2020 y es el principal de la oposición nacional, se ratificó el respeto a los resultados que dirán en las urnas cuál es la respuesta. Pero todo el mundo sabe que lo vamos a ganar, anunció Pereira.

Optimistas están quienes lograron movilizar al pueblo y en solo seis meses reunieron las firmas necesarias para semejante convocatoria. Según la Corte Electoral el conteo se detuvo cuando confirmaron la cifra de 671.631 firmantes, que superaron las 671.544 precisas para su celebración.

Esa hazaña del pueblo uruguayo, de juntar casi 800 mil adhesiones, genera un nuevo escenario para el Frente, parado como oposición más nítida y firme, mientras “el gobierno se pone más nervioso y agresivo”, según declaraciones de varios senadores de esa coalición.

El éxito protagonizado por la militancia en el puerta a puerta para recoger las firmas, es de hecho el capital político con que el FA cuenta para dar un rotundo sí en el referendo, que llevaría a derogar las indeseables medidas contenidas en los 135 artículos. Pero fue asimismo  un ejercicio que permitió al FA recomponer conexiones con los movimientos sociales, vínculo imprescindible para una fuerza que intenta conducir la política como lucha contra la desigualdad.

Además, le permitió ganar réditos para exigir al gobierno un mejor tratamiento frente el azote de la pandemia y contra el recorte de los gastos que repercutieron en el aumento de la pobreza en el país. El beneficio lo verá el pueblo, ganando el Sí.

La LUC fue aprobada en julio de 2020 con plazos reducidos -de ahí el rótulo «urgente»-, con la mayoría de la coalición de Gobierno y consiste en un paquete de normativas referidas a políticas de salud, seguridad, educación y empresas públicas, entre otras.

Dicha ley fue parte del acuerdo de los partidos que gobiernan como coalición: el Partido Nacional, del presidente Lacalle Pou; el Partido Colorado, Cabildo Abierto, y el Partido de la Gente, todos de derecha.

Buena parte de su articulado despertó rápidamente una reacción negativa por parte de la central sindical PIT-CNT, que protestó porque restringe el derecho a la huelga, precariza el acceso a la vivienda y mercantiliza la educación pública.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Vanni Gonzo. 

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: